HOY, 1 de Setiembre de 2014


.

San Marcelino Champagnat

El Fundador de la Congregación Marista


Marcelino ChampagnatEl domingo 18 de Abril de 1999, el Papa Juan Pablo II proclamó SANTO a Marcelino Champagnat, un sacerdote nacido en el sur de Francia, en la región de Saint-Étienne, a fines del siglo XVIII, en plena Revolución Francesa. Este religioso francés fundó la Congregación de los Padres Maristas, que hoy está presente en todo el mundo.

SAN MARCELINO CHAMPAGNAT

Marcelino Champagnat nació en una pequeña aldea llamada Le Rosey, al sur de Francia, cerca de Lyon, el 20 de mayo de 1789, y fue bautizado como Marcelino José Benito. Ese mismo mes se había iniciado la llamada "Revolución Francesa", que provocó enormes cambios culturales y políticos en todo el país. El padre de futuro santo, Don Juan Bautista, era un decidido partidario de los revolucionarios jacobinos, y gracias a ello fue designado para ocupar puestos políticos en la región.

Marcelino fue un niño a quien no le gustaba estudiar, recién a los 14 años aprendió a leer y parecía que llevaría una vida poco intelectual o quizás improductiva. Sin embargo, un día de Pascua de 1804 Marcelino se cruzó con un religioso que iba por la región buscando jóvenes con vocación para servir en la Iglesia y al ver a Marcelino le insistió que debía estudiar latín y entrar al servicio religioso. El muchacho no lo pensó dos veces y entró a un seminario a los 16 años.

Se trataba de la escuela de formación eclesiástica de Verrières, donde Marcelino tuvo dificultades para adaptarse, ya que el primer año fue desaprobado, sin embargo, los religiosos le dieron una segunda oportunidad que no desaprovechó, es más, su rendimiento fue tan bueno que lo transfirieron al seminario mayor de Lyon donde comenzaría a estudiar teología.

Fue en este seminario, donde su compañero, Jean-Claude Courveille, comienza a desarrollar una idea para educar a los niños pobres, sobretodo en las zonas rurales de Francia. Surge así, la sociedad de Hermanos Maristas que es apoyada por 12 de sus compañeros de estudios, entre ellos, el propio Marcelino.

En 1816, con 27 años de edad, Marcelino Champagnat concluye su educación teológica y es ordenado sacerdote. Es entonces cuando Marcelino y sus compañeros forman la que llamarán "Sociedad de María", que buscará dar educación religiosa y pedagógica a niños con pocos recursos. Tras su consagración sacerdotal, Marcelino fue designado para dirigir la parroquia de La Valla-en-Gier, una población rural dispersa en varias aldeas, sin embargo, esto no fue obstáculo para que el joven sacerdote comenzara a visitar a los pobladores, ofreciendo clases de catequesis, ayudando a los enfermos, distribuyendo libros y luchando contra malos hábitos de conducta, como la embriaguez.

Un día, Marcelino fue a dar la extrema unción a un joven de 16 años y descubre que el muchacho nunca había oído hablar de Dios. Es entonces que toma la decisión de iniciar, cuanto antes, su proyecto educativo. Para eso, consigue el apoyo de su ex compañero de seminario, el padre Jean-Claude Courveille, y alquila una casa, donde establece su organización hermanos para la educación, que se llamaría "Hermanos de María" o "Hermanos Maristas".

Dos años después, Marcelino abre una escuela en Le Rosey, su pueblo de nacimiento y luego en otros pueblos cercanos. Desde entonces, su organización crece tanto, que los siguientes 22 años, crea 48 escuelas, dando educación a miles de niños del mundo. La energía que tenía Marcelino, era envidiable, trabajó como albañil en la construcción de muchas escuelas, visitaba a autoridades políticas y religiosas para la aprobación de su institución, pero todo lo hacía con gran desapego a cosas materiales, viajando, frecuentemente a pie. Muchos de sus colegas y superiores comenzaron a criticar a Marcelino, pues consideraban que actuaba así por vanidad, buscando sólo el reconocimiento general.

Sin embargo, su sacrificio fue real y comenzó a generarle graves problemas de salud, por años sufrió de problemas estomacales que le producían fuertes dolores y le impedían comer correctamente. A pesar de todas las dificultades, él seguía adelante pues estaba convencido que obraba por voluntad de Dios.

En 1830 su obra comienza a extenderse por el mundo gracias a las misiones de Hermanos Maristas enviadas a Oceanía.

Marcelino Champagnat estableció un nuevo sistema de enseñanza, con alternativas para aprender a leer, rechazando el deletreo que siempre se había usado, además, incluyó educación física y musical, prohibiendo que se realicen castigos físicos contra los niños.

El 6 de junio de 1840, Marcelino Champagnat falleció a la edad de 51 años, pero su labor no concluyó con su vida, sino que continuó creciendo en todo el mundo. Además, se le reconocieron milagros, que lo llevaron a los Altares, siendo beatificado en 1955 por el Papa Pío XII, y canonizado en 1999 por el papa Juan Pablo II.

Historia del Perú