HOY, 28 de Abril de 2017


.

¿Alberto Fujimori morirá en prisión?

Las vidas paralelas de dos presidentes del Perú


Las increíbles coincidencias entre Fujimori y Leguía

 

Las vidas de los ex presidentes Augusto Bernardino Leguía y Alberto Fujimori Fujimori tienen un paralelismo sorprendente. Ambos gobernaron más de 10 años, hicieron importantes obras que impulsaron el desarrollo del país y que les valieron el cariño del pueblo pero ambos gobernaron autoritariamente, en regímenes dictatoriales, con gran oposición y ambos terminaron presos.

Agusto Bernardino Leguía nació en 1863 y Alberto Fujimori nació en 1938, ambos tienen 3 números en común en sus respectivos años de nacimiento: el 1, el 3 y el 8, mientras que el 6 de Leguía se gira y se convierte en 9 en Fujimori. Pero hay otra coincidencia, El nombre Augusto Bernardino Leguía tiene 23 letras, igualmente, el nombre Alberto Fujimori Fujimori.

Ambos se presentaron y ganaron 3 períodos de gobierno, fueron presidentes muy populares y son recordados por haber hecho numerosas obras a favor del pueblo. Leguía fue electo por primera vez en 1908 mientras que Fujimori fue electo por primera vez en 1990, otra vez, coinciden 3 números, en este caso, son el 1, el 9 y el 0.

Fujimori tuvo como amuleto el número 9. Inició su campaña electoral en el año 1990, con dos 9's a favor. Su agrupación política fue "Cambio 90", Se inscribió en el Jurado Nacional de Elecciones con 144 mil firmas (1 + 4 + 4 = 9). Por cierto, ese año hubo 18 agrupaciones y a Fujimori le correspondió el número 18 (1 + 8 = 9).

Otras coincidencias con el 9, son que Fujimori llegó a la presidencia de la República a los 54 años de edad (5 + 4 = 9). Cerró el Congreso de la República el 5 de abril (5 + 4 = 9) y la firma del Tratado de Paz con el Ecuador ocurrió el 26 de octubre de 1998 (2 + 6 + 10 del mes + 1 + 9 + 9 + 8 dan 45 y 4 + 5 igual 9).

El presidente Leguía gobernó de 1908 a 1912 por cuatro años y después de 1919 a 1930 época en la que se convirtió en un presidente autoritario.

Reformaron el país e hicieron golpes de Estado

Tanto Leguía como Fujimori llegaron al poder con el apoyo de sectores de izquierda, sin embargo ambos personajes tenían una ideología de derecha populista y buscaban hacer que el Estado fuera más pequeño y eficiente, para ello, reformaron el sistema tributario y la administración del gobierno. Sin embargo, en sus mandatos se enriquecieron muchos empresarios y hubo gran corrupción, donde abundó la compra de voluntades. Así, los dos tuvieron gobiernos personalistas y autoritarios, se distanciaron de aquellos que los llevaron al poder, siendo combatidos por los principales intelectuales de sus épocas.

El 4 de julio de 1919 Leguía hizo un golpe de estado y disolvió el Congreso que le era adverso. Mientras que Fujimori hizo un autogolpe el 5 de abril de 1992 en el cual disolvió el Congreso también adverso. Ambos realizaron estos actos inconstitucionales en años con dos 9's (1919 y 1992). Los dos exmandatarios convocaron a sendas Asambleas Constituyentes, elaborando las Constituciones de 1920 y de 1993, que fueron ratificadas mediante un Plebiscito y un Referéndum, respectivamente. El gobierno de Leguía se llamó "La Patria Nueva" y el de Fujimori "de Reconstrucción Nacional". Ambos tuvieron que enfrentar golpes en su contra que no prosperaron. Para poder reelegirse, Augusto B. Leguía reformó su Constitución y Alberto Fujimori le dio una interpretación auténtica.

En los dos gobiernos hubo un gran acercamiento al capital extranjero, un notable crecimiento económico, modernización y desarrollo de la infraestructura del país, con la construcción de puentes, carreteras, avenidas, puertos, escuelas y hospitales, lo cual los hizo muy populares en sus épocas. Ambos enfrentaron huelgas y manifestaciones por demandas laborales. Leguía firmó un tratado de límites con Colombia que fue muy cuestionado por entregar Leticia, mientras que Fujimori firmó un tratado con Ecuador, muy cuestionado por entregar Tiwinza.

Leguía y Fujimori gobernaron poco más de una década. Leguía tuvo que enfrentarse al "mocho" Luis Sánchez Cerro, mientras que Fujimori se enfrentó al "cholo" Alejandro Toledo, ambos opositores eran bajitos y de rasgos indígenas.

Hacia el fin de sus gobiernos, Leguía y Fujimori vivieron crisis económicas que incentivaron la convulsión social y produjeron levantamientos militares en el sur. Leguía enfrentó el "crack" mundial de 1929 y Fujimori la crisis del FMI de 1997. Ambos tuvieron que enfrentar levantamientos militares, Leguía el del Comandante Sánchez Cerro en Arequipa y Fujimori el del Comandante Ollanta Humala, también en Arequipa.

Ambos terminaron en la cárcel

Fujimori y Leguía renunciaron y se marcharon hacia el extranjero en medio de gran impopularidad y de un enorme escándalo que los acusaba de corrupción. En el caso de Leguía, el barco que lo llevaba al exilio fue obligado a regresar y fue internado en la cárcel. Algo parecido sucedió con Fujimori que fue obligado a volver extraditado y fue encarcelado. Curiosamente Leguía y Fujimori son los únicos presidentes peruanos que han terminado sus carreras políticas en prisión. Tras su alejamiento del poder el nombre de Leguía fue borrado de sus obras, sus placas recordatorias retiradas y se le cambió de nombre a la Av. Leguía por el de Av. Arequipa, en honor a la insurrección que lo derrocó.

Leguía enfrentó un juicio arbitrario que es muy cuestionado por la historia y catalagado como "una venganza política de la oposición" ya que el Tribunal que lo juzgó estuvo integrado por notorios enemigos de su régimen. Se le acusaba de enriquecimiento ilícito y su defensa sostuvo que su entorno había robado pero que el presidente no lo había hecho. Semejante defensa esbozó en su juicio el expresidente Alberto Fujimori, quien tuvo que enfrentar a un Tribunal dirigido por un antiguo opositor a su régimen, el vocal César San Martín. Para acusar a Leguía la Fiscalía buscó información de todas las propiedades en Registros Públicos y en todas las dependencias del Estado, sin embargo la Fiscalía nunca hizo público el resultado de sus investigaciones. En el caso de Fujimori, el gobierno de Alejandro Toledo contrató a la Agencia Kroll para descubrir el dinero escondido por Fujimori en todo el mundo, pero este informe nunca fue hecho público.

Ambos exmandatarios estuvieron enfermos mientras estaban en prisión, Leguía fue operado varias veces y llegó a pesar apenas 38 kilos. Fujimori también ha sufrido varias operaciones para extraerle partes de un tumor que le afecta la lengua.

Finalmente, Augusto B. Leguía murió en la cárcel, de bronconeumonía, a los 69 años, la misma edad que cumplió Fujimori en julio de 2007 (2 + 7 = 9), el año en que fue extraditado desde Chile. Al momento de su muerte, Leguía se encontraba en la más absoluta pobreza y fue enterrado en una mísera sepultura en el Cementerio Presbítero Maestro de Barrios Altos, en ese momento fue visto por el pueblo como un "mártir" luego de 2 años de terrible cautiverio. Una gran diferencia es que Leguía murió sin ser sentenciado -ni condenado ni absuelto-, mientras Fujimori sí ha sido condenado a 25 años de cárcel por las matanzas de La Cantuta y Barrios Altos.

Tanto Leguía como Fujimori tuvieron en sus hijas férreas defensoras, en el caso de Leguía fue Enriqueta Leguía Olivera de Lange -nacida en 1922 y que aún vive retirada en Estados Unidos-. Siendo niña y adolescente Enriqueta tuvo que enfrentarse a los opositores del caído régimen de su padre lo que la llevó a convertirse en gran defensora de sus obras, es presidenta de la Fundación Augusto B. Leguía, que revalora la memoria del expresidente y ha publicado obras para resaltar las cualidades de su padre. En el caso de Alberto Fujimori, ha sido su hija Keiko Sofía Fujimori quien ha rescatado la memoria del régimen de su padre, fundando un partido político y postulando a la presidencia del Perú.

Las grandes coincidencias que existen entre Leguía y Fujimori son asombrosas. Resta ahora saber, si el fin de la historia será el mismo.